El sulfuroso en vinos: propiedades

El sulfuroso, compañero inseparable en la elaboración de los vinos, está adquiriendo en los últimos tiempos una mala fama poco merecida. Este aditivo alimentario, denominado también anhídrido sulfuroso, dióxido de azufre o antioxidante E-220,  se utiliza desde la época de los romanos, siendo uno de los más antiguos que todavía se siguen utilizando en la actualidad.

so2_molecule_bigPosee no solo efectos antioxidantes en el vino, sino también antimicrobianos y antioxidásicos, es decir, nos permite obtener vinos menos oxidados, con un mejor color y aroma y sobre todo, con una menor acidez volátil, parámetro facilmente reconocible en fase olfativa y que puede hacer perder puntos a un vino potencialmente atractivo en otros aspectos. Por otro lado, un exceso de dióxido de azufre en el vino puede causar alteraciones en el aroma y sabor del mismo, puede provocar la formación de sulfuro de hidrógeno e incluso de mercaptanos, compuestos altamente olorosos formados por carbono, hidrógeno y azufre, que nos pueden recordar al “pipí de gato” en la cabernet sauvignon.

Proximamente hablaremos de las formas químicas en las que nos podemos encontrar el anhídrido sulfuroso en el vino, ya que de ello dependerá su actividad antimicrobiana y antioxidante, así como la concentración del aditivo a añadir.

Fuentes
Federación Española de Asociaciones de Enólogos
Anuncios

3 comentarios sobre “El sulfuroso en vinos: propiedades

Agrega el tuyo

  1. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: